Noticias y análisis

¿Cuánto petróleo del mundo debe permanecer bajo tierra?

Sep 9, 2021 | Noticias y análisis - Otros temas de trabajo

El análisis muestra que el futuro es sombrío para la industria de los combustibles fósiles, con billones de dólares de activos en juego.

Manifestantes por el clima de Extinction Rebellion en Londres el mes pasado. Fotografía: Martin Pope/Sopa/Rex/Shutterstock

La gran mayoría de las reservas de combustibles fósiles que poseen hoy en día países y empresas deben permanecer bajo tierra si se quiere poner fin a la crisis climática, según un análisis.

La investigación concluyó que el 90% de las reservas de carbón y el 60% de las de petróleo y gas no podrían extraerse si se quiere tener siquiera un 50% de posibilidades de mantener el calentamiento global por debajo de 1,5C, la temperatura a partir de la cual se producen los peores impactos climáticos.

El estudio científico es la primera evaluación de este tipo y deja al descubierto la enorme desconexión entre los objetivos climáticos del Acuerdo de París y los planes de expansión de la industria de los combustibles fósiles. Los investigadores describen la situación como «absolutamente desesperada».

«El [análisis] implica que muchos proyectos de combustibles fósiles operativos y planificados [son] inviables», dijeron los científicos, lo que significa que billones de dólares de activos de combustibles fósiles podrían quedar sin valor. Según los investigadores, los nuevos proyectos de combustibles fósiles sólo tienen sentido si sus promotores no creen que el mundo vaya a actuar para hacer frente a la emergencia climática.

Las conclusiones del informe son «sombrías» para la industria de los combustibles fósiles, pues implican que la producción de petróleo, gas y carbón debe haber alcanzado ya su punto máximo y disminuirá a un ritmo del 3% de aquí a un año. Los Estados que dependen en gran medida de los ingresos procedentes de los combustibles fósiles, como Arabia Saudí y Nigeria, corren un riesgo especialmente elevado. Un ministro de un Estado de la Opec advirtió recientemente de «disturbios e inestabilidad» si sus economías no se diversifican a tiempo.

Para mantenerse por debajo de 1,5C, según el análisis:

Estados Unidos, Rusia y los antiguos estados soviéticos tienen la mitad de las reservas mundiales de carbón, pero tendrán que mantener el 97% bajo tierra, mientras que la cifra de Australia es del 95%. China y la India cuentan con una cuarta parte de las reservas mundiales de carbón y tendrán que mantener el 76% bajo tierra.

Los países de Oriente Medio tienen más de la mitad de las reservas mundiales de petróleo, pero tendrán que mantener casi dos tercios bajo tierra, mientras que el 83% del petróleo de Canadá procedente de arenas bituminosas no debe extraerse.
Prácticamente todo el petróleo o gas no convencional, como el procedente de la fracturación hidráulica, debe permanecer bajo tierra y no se puede extraer ningún tipo de combustible fósil del Ártico.

«Es absolutamente desesperante», dijo el profesor Paul Ekins, del University College de Londres (Reino Unido), y uno de los miembros del equipo de investigación. «No estamos ni cerca del objetivo de París en cuanto a los combustibles fósiles que se pretenden producir».

«Siempre que se encuentra petróleo y gas, todos los gobiernos del mundo, a pesar de todo lo que hayan dicho [sobre el clima], intentan bombearlo del suelo a la atmósfera lo antes posible. Esto obligará a las empresas privadas a reducir sus reservas, pero los países con empresas petroleras nacionalizadas verán cómo se evapora toda su riqueza.

«Pero el lado positivo es que podemos hacerlo. Sabemos que las tecnologías de electricidad limpia pueden desplegarse a gran escala muy rápidamente, cuando se ponen en marcha los mecanismos políticos para hacerlo».

Los investigadores afirmaron que es vital garantizar una transición justa para los numerosos trabajadores de la industria de los combustibles fósiles.

Christiana Figueres, jefa de clima de la ONU cuando se firmó el acuerdo climático de París, dijo: «Debemos mantener los combustibles fósiles bajo tierra. Un futuro seguro no tiene espacio para ninguna nueva extracción de combustibles fósiles. Hay que acelerar el cambio a las energías limpias para mantener la actividad humana ahora y proteger el bienestar humano mañana».

Christophe McGlade, analista principal de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), dijo: «La investigación subraya cómo la retórica de la lucha contra el cambio climático se ha alejado de la realidad. Ninguna de las promesas de cero neto realizadas hasta la fecha por los principales países productores de petróleo y gas incluye objetivos explícitos de reducción de la producción».

Mike Coffin, analista del centro de estudios financieros Carbon Tracker, dijo: «Es fundamental que los inversores en empresas de petróleo y gas sean conscientes de los riesgos de la transición. Existe un riesgo muy real de que los activos queden varados».

Según su último informe, las empresas corren el riesgo de malgastar más de un billón de dólares en proyectos incompatibles con un mundo con bajas emisiones de carbono, siendo ConocoPhillips, ExxonMobil, Chevron y Shell las más expuestas.

En mayo, un informe de la AIE concluía que no podría haber ningún nuevo desarrollo de petróleo, gas o carbón si el mundo quería llegar a un nivel cero en 2050. En diciembre, un informe de la ONU concluyó que la producción de combustibles fósiles debe disminuir rápidamente para mantenerse por debajo de 1,5C y evitar «graves trastornos climáticos», pero que los países estaban planeando un aumento de la producción.

La nueva investigación, publicada en la revista Nature, utilizó un complejo modelo de uso de la energía a nivel mundial que daba prioridad al uso de los combustibles fósiles más baratos de extraer, como el petróleo saudí, para agotar el presupuesto de carbono restante. Las reservas costosas y altamente contaminantes, como las arenas bituminosas de Canadá y el petróleo venezolano, se dejan en el suelo en el modelo.

El análisis tuvo en cuenta la rapidez con la que podría reducirse el uso de combustibles fósiles, ya que, por ejemplo, el uso del carbón en India y China tardaría en eliminarse. También se tuvo en cuenta el coste de las alternativas de energía renovable en cada país. Las reservas se definieron como el carbón, el petróleo y el gas que era económico extraer en 2018, antes de la pandemia de coronavirus.

Las proporciones de reservas no extraíbles que arroja el análisis son mucho más altas que las de un análisis relacionado en 2015. Esto refleja la reducción del objetivo de temperatura de 2C a 1,5C y la rápida caída de los costes de las energías renovables y los vehículos eléctricos, con estos últimos destinados a reducir significativamente la demanda de petróleo.

«El sombrío panorama que pintan nuestros escenarios para la industria mundial de los combustibles fósiles es muy probablemente una subestimación de lo que se necesita», afirman los investigadores. Esto se debe a que el presupuesto de carbono utilizado sólo da un 50% de posibilidades de 1,5C y a que los científicos asumieron un nivel significativo de eliminación de CO2 de la atmósfera utilizando una tecnología que aún no se ha probado a escala.

Los investigadores afirman que hay algunas «señales prometedoras», ya que la producción mundial de carbón alcanzó su punto máximo en 2013 y la producción de petróleo se cree que está en el punto máximo de la demanda o cerca de él, incluso para algunos comentaristas de la industria. Los investigadores señalan que las medidas para reducir la producción podrían incluir el fin de las subvenciones, los impuestos e incluso la prohibición de nuevas exploraciones. Dinamarca y Costa Rica han fundado recientemente una alianza de países para fijar una fecha de finalización de los combustibles fósiles.

Una mina de carbón en Pensilvania, Estados Unidos. Los investigadores afirmaron que había algunos «signos prometedores» de que la producción mundial de carbón había alcanzado su punto máximo en 2013. Fotografía: Dane Rhys/Reuters

El análisis tuvo en cuenta la rapidez con la que podría reducirse el uso de combustibles fósiles, ya que, por ejemplo, el uso del carbón en India y China tardaría en eliminarse. También se tuvo en cuenta el coste de las alternativas de energía renovable en cada país. Las reservas se definieron como el carbón, el petróleo y el gas que era económico extraer en 2018, antes de la pandemia de coronavirus.

Las proporciones de reservas no extraíbles que arroja el análisis son mucho más altas que las de un análisis relacionado en 2015. Esto refleja la reducción del objetivo de temperatura de 2C a 1,5C y la rápida caída de los costes de las energías renovables y los vehículos eléctricos, con estos últimos destinados a reducir significativamente la demanda de petróleo.

«El sombrío panorama que pintan nuestros escenarios para la industria mundial de los combustibles fósiles es muy probablemente una subestimación de lo que se necesita», afirman los investigadores. Esto se debe a que el presupuesto de carbono utilizado sólo da un 50% de posibilidades de 1,5C y a que los científicos asumieron un nivel significativo de eliminación de CO2 de la atmósfera utilizando una tecnología que aún no se ha probado a escala.

Los investigadores afirman que hay algunas «señales prometedoras», ya que la producción mundial de carbón alcanzó su punto máximo en 2013 y la producción de petróleo se cree que está en el punto máximo de la demanda o cerca de él, incluso para algunos comentaristas de la industria. Los investigadores señalan que las medidas para reducir la producción podrían incluir el fin de las subvenciones, los impuestos e incluso la prohibición de nuevas exploraciones. Dinamarca y Costa Rica han fundado recientemente una alianza de países para fijar una fecha de finalización de los combustibles fósiles.

«La prueba del cero neto tiene que ser que si se quiere una nueva [producción de combustibles fósiles], hay que demostrar categóricamente que va a disminuir en otros lugares para que podamos mantenernos dentro del presupuesto de carbono», dijo Ekins. «Esa, por supuesto, es una prueba que no cumplen ni los nuevos yacimientos petrolíferos previstos en el Reino Unido ni la nueva mina de carbón de Cumbria».

Un portavoz de la Asociación Internacional de Productores de Petróleo y Gas dijo: «Satisfacer la demanda mundial de energía al tiempo que se consigue la descarbonización es una prioridad para la industria y la sociedad. Conseguirlo sin más inversiones en nuevos yacimientos de petróleo y gas requeriría un despliegue masivo de otras fuentes de energía y eficiencias, así como enormes inversiones en nuevas tecnologías, todo ello acelerado a un ritmo que aún no hemos visto».

Los ministros de Energía de los países ricos en combustibles fósiles han rechazado recientemente las sugerencias de que la exploración y la producción deberían disminuir. Keith Pitt, de Australia, dijo: «Los informes sobre la muerte inminente del carbón son muy exagerados y su futuro está asegurado mucho más allá de 2030». En junio, al comentar el informe de la AIE sobre el cero neto, el príncipe Abdulaziz bin Salman de Arabia Saudí dijo: «Creo que es una secuela de [la] película La La Land».

Se contactó con el gobierno del Reino Unido, que acoge la crucial cumbre climática de la Cop26 en Glasgow a finales de octubre, para que hiciera comentarios.

Tomado de: The Guardian

OTRAS PUBLICACIONES

Cinco claves para lograr la “paz con la naturaleza” en la COP16 de Biodiversidad

Cinco claves para lograr la “paz con la naturaleza” en la COP16 de Biodiversidad

En esta editorial analizamos las claves y compartimos alertas para que la COP16 de Biodiversidad que tendrá sede en Cali, Colombia entre el 21 de octubre y el 1 de noviembre de 2024, sea un espacio que reconozca el rol activo de las comunidades en la preservación de la vida y garantice la participación integral y activa de pueblos étnicos y campesinos.

Proyecto de ley anti-fracking y yacimientos no convencionales en Colombia a punto de ser hundido: ¿qué está en juego?

Proyecto de ley anti-fracking y yacimientos no convencionales en Colombia a punto de ser hundido: ¿qué está en juego?

El 18 de abril de 2023 fue un día de victoria para la Alianza Colombia Libre de Fracking, que luego de elaborar y presentar por cuarta vez y en conjunto con más de 70 congresistas de un amplio espectro político, logró que fuera aprobado en segundo debate en la plenaria del Senado, el proyecto de ley 413/2023C (PL) “por medio del cual se prohíbe el fracking, la exploración y producción de los Yacimientos No Convencionales (YNC) de hidrocarburos, se ordena la reformulación de la política de transición energética y se ordenan otras disposiciones”. Sin embargo, hoy, ese mismo proyecto de ley, está en grave riesgo de hundimiento, de cara a los dos debates que le quedan en la Cámara de Representantes

Más allá de los incendios forestales: soluciones reales para abordar las crisis ambientales

Más allá de los incendios forestales: soluciones reales para abordar las crisis ambientales

Los incendios forestales que han arrasado los cerros orientales de Bogotá desde el 22 de enero han desencadenado un significativo interés ciudadano expresado por medio de opiniones a través de las redes sociales. Este fenómeno no solo se ha convertido en motivo de preocupación por la amenaza directa que representa para la capital, sino también, por su destacada visibilidad mediática. En esta coyuntura, la opinión pública se ve inmersa en una reflexión más profunda sobre las consecuencias del fenómeno del Niño, generando un debate sobre la vulnerabilidad de los ecosistemas locales frente a la variabilidad climática.