Noticias y análisis

OPINIÓN Agua Piloto: el agua de un futuro con ´fracking´

Jul 24, 2021 | Noticias y análisis - Otros temas de trabajo

Por: 

La nueva marca de agua embotellada, contaminada por químicos, generadora de violencia, agua sucia que sería nuestro legado si permitimos los pilotos de ´fracking´

Pueblos ribereños, artistas y organizaciones ambientales se juntaron desde la creatividad para aterrarnos con lo que sería el “sabor del futuro”

Para el pueblo arhuaco, y así para cada pueblo indígena, la existencia del territorio hace posible la suya propia puesto que este es, al mismo tiempo, origen de la vida y lugar de conocimiento; son los ríos, quebradas, picos nevados, montañas y llanuras, y la infinidad de seres y elementos que allí habitan, los que estructuran su permanencia y pervivencia: el sentido de su presencia, de su propia cultura. Cuando su territorio es afectado, o se le dan funciones distintas a las que sus madres y padres espirituales le asignaron, se pierde un espacio sagrado, y con ello, de a poco, su propia cultura. Tras la espuma de esta idea, enseñada al ecólogo Ricardo Niño Izquierdo por sus mayoras y mayores según escribe en el prólogo del bello ensayo de Ignacio Piedrahíta “La verdad de los ríos”, flotan los signos de la acción urgente que como humanidad diversa debemos atender ante la realidad desbordada de la crisis climática: estamos hechos del mismo sol, del agua, la tierra y el viento que hoy se vuelven contra nosotros; y es allí mismo, en ese río que nos forma, en el que se develan las maneras de navegar el inhóspito futuro.

En el caudal de nuestra memoria, de la de cada uno sin duda, se arremolinan un sinnúmero de ríos, quebradas, charcos, manantiales, cañadas, ciénagas, arroyos, saltos, pozas, humedales, lagos, lagunas, hoyas, caños, raudales, cascadas, esteros, mares y océanos, meandros en los que reposan muchos de los momentos más felices de nuestra existencia. Pensar en la asombrosa cantidad de aves, mamíferos, peces, anfibios, reptiles, insectos, cada uno asociado a condiciones especiales en el sinfín de ecosistemas que cubren el pedazo del mundo que hoy llamamos Colombia, no sería posible sin la multiplicidad de aguas, sin la menos nombrada hidrodiversidad. Las diferentes manifestaciones del agua, superficial y subterránea, sus distintas propiedades físico-químicas íntimamente ligadas con los entornos geológicos por los que discurren, generan especies relacionadas con cada sistema hídrico: formas de vida que prefieren las aguas frías, las turbias, las calientes, las inmóviles, las ácidas o básicas, las aguas saladas, el hielo.  La materialización de esta hidrodiversidad, la columna estructurante de nuestro territorio, es el río Magdalena: Yuma o “río del país amigo” para los Muiscas, Arlí o “río del pez” para los indígenas del tramo medio, Karihuaña o “Agua grande” para los Caribes. Aguas que le dan sentido a nuestra existencia, que inundan nuestras culturas.

_______________________________________________________________________________

Continuar con el envenenamiento sistemático del “agua grande”, de esa que nos urge reparar, es lo que hoy quieren imponer Exxon, Ecopetrol, la ANH y el Ministerio de Minas en la región

________________________________________________________________________________

 Continuar con el envenenamiento sistemático del “agua grande”, de esa que nos urge reparar, es lo que hoy quieren imponer Exxon, Ecopetrol, la ANH y el Ministerio de Minas en la región. En la reciente presentación de Platero, proyecto piloto de fracking asignado a Exxon en Puerto Wilches (Santander), repitieron su letanía: “seguridad energética, ingresos, posibilidades de emprendimiento”, promesas que, en más de 100 años de explotación petrolera convencional en el Magdalena Medio, jamás se materializaron. Lo que sí sería real es el daño irreparable a la hidrodiversidad del municipio: según Ecopetrol, el fracturamiento en 20 etapas de dicho pozo contaminaría 47,7 millones de litros de agua, cantidad equivalente a la que usarían 370.000 colombianos en un día, extraída de un acuífero subterráneo o captada del Magdalena. Para completar, entre el 30 % y 40 % de la mezcla de agua y químicos peligrosos que retornaría a superficie, probablemente contaminada además con material radiactivo, sería reinyectada en un lugar diferente en el subsuelo. Siguiendo a Niño Izquierdo, las aguas subterráneas están allí para determinar la vida y la cultura, son las reservas que sostienen las aguas superficiales en veranos intensos, las encargadas de evitar que quebradas y ciénagas se sequen completamente.

Conscientes de la magnitud de esta amenaza, una gran articulación de pueblos ribereños, artistas y organizaciones ambientales de diversas regiones del país, se juntaron desde la creatividad para aterrarnos con lo que sería el “sabor del futuro”. La campaña “Agua Piloto” nos muestra una nueva marca de agua embotellada, contaminada por cientos de químicos peligrosos, y que para su producción genera violencia en los territorios, incrementa las emisiones de gases de efecto invernadero, destruye la biodiversidad: agua sucia que sería el legado a nuestros pueblos si permitimos la realización de los pilotos de fracking. 47 millones de litros que serían 2 botellas del veneno Agua Piloto para cada colombiano. Por fortuna, esta iniciativa nos ayuda hoy a recobrar el sentido de lo esencial, y se atreve a preguntar a ese río que le da materialidad a nuestras culturas, por el curso de esa agua interior, recurre a escudriñar en esa ley de origen de madres y padres espirituales que está allí para leer, a la manera en que un día también lo hacía Álvaro Mutis en uno de sus nocturnos: Los ríos han sido y serán hasta mi último día, patronos tutelares, clave / insondable de mis palabras y mis sueños.

Tomado de: Las 2 Orillas

OTRAS PUBLICACIONES

Cinco claves para lograr la “paz con la naturaleza” en la COP16 de Biodiversidad

Cinco claves para lograr la “paz con la naturaleza” en la COP16 de Biodiversidad

En esta editorial analizamos las claves y compartimos alertas para que la COP16 de Biodiversidad que tendrá sede en Cali, Colombia entre el 21 de octubre y el 1 de noviembre de 2024, sea un espacio que reconozca el rol activo de las comunidades en la preservación de la vida y garantice la participación integral y activa de pueblos étnicos y campesinos.

Proyecto de ley anti-fracking y yacimientos no convencionales en Colombia a punto de ser hundido: ¿qué está en juego?

Proyecto de ley anti-fracking y yacimientos no convencionales en Colombia a punto de ser hundido: ¿qué está en juego?

El 18 de abril de 2023 fue un día de victoria para la Alianza Colombia Libre de Fracking, que luego de elaborar y presentar por cuarta vez y en conjunto con más de 70 congresistas de un amplio espectro político, logró que fuera aprobado en segundo debate en la plenaria del Senado, el proyecto de ley 413/2023C (PL) “por medio del cual se prohíbe el fracking, la exploración y producción de los Yacimientos No Convencionales (YNC) de hidrocarburos, se ordena la reformulación de la política de transición energética y se ordenan otras disposiciones”. Sin embargo, hoy, ese mismo proyecto de ley, está en grave riesgo de hundimiento, de cara a los dos debates que le quedan en la Cámara de Representantes

Más allá de los incendios forestales: soluciones reales para abordar las crisis ambientales

Más allá de los incendios forestales: soluciones reales para abordar las crisis ambientales

Los incendios forestales que han arrasado los cerros orientales de Bogotá desde el 22 de enero han desencadenado un significativo interés ciudadano expresado por medio de opiniones a través de las redes sociales. Este fenómeno no solo se ha convertido en motivo de preocupación por la amenaza directa que representa para la capital, sino también, por su destacada visibilidad mediática. En esta coyuntura, la opinión pública se ve inmersa en una reflexión más profunda sobre las consecuencias del fenómeno del Niño, generando un debate sobre la vulnerabilidad de los ecosistemas locales frente a la variabilidad climática.